Christopher tiene un ritmo de vida muy saludable, como un niño de nueve años, juega y disfruta su vida gracias a Dios, CARDIOVID, Santiago Corazón y todos los cuidados de nosotros como padres, él puede disfrutar de su vida.

Es un niño muy inteligente y calculador, le encantan las matemáticas y quiere ser entrenador de fútbol, por eso siempre que va a la cancha planea jugadas. Él es sensible, cuida los animales y las personas que lo conocen dicen que los hace reír mucho.

¡Su huella es un abrazo con mucho corazón! 


Dejar comentario

×
Dona